Síguenos en:

12 Acciones por la Paz: un espacio para la expresión social en defensa de los derechos


Publicado por:
Publicado el: 11 de octubre de 2017

Durante 12 días, el Centro de Justicia y Paz (Cepaz) brindó a la sociedad civil la oportunidad de expresarse a través de la defensa de los derechos que actualmente son más vulnerados en Venezuela. La repercusión en las redes y el apoyo masivo a la campaña conllevó a convertir la propuesta en un taller que será trasmitido a diversos sectores de la población de manera constante con la idea de crear conciencia y empoderar a la población en la defensa de sus derechos

Por: Ingrid Orjuela

@ingridpilar

Muchos venezolanos no encuentran la manera de llevar a cabo alguna manifestación de paz hacia su entorno cercano, a la sociedad o hacia el país, sobre todo en los tiempos posteriores a los cuatro meses de intensa conflictividad social y política, cuando la expresión ciudadana fue amordazada y reprimida.

Sin embargo, el Centro de Justicia y Paz (Cepaz) halló la fórmula para hacerlo y envió ese mensaje a la ciudadanía. Para ello ideó la manera de que cada persona se involucrara en sencillas acciones diarias que demostraran que es posible acercarnos a los demás y unirnos en las causas que nos unen y atañen a cada venezolano y que se convierten en agentes de cambio social.

De allí surgió la campaña 12 Acciones por la Paz, en la cual se invitó a la ciudadanía a realizar durante 12 días un pequeño acto en defensa de los derechos más vulnerados actualmente en Venezuela para así contribuir con la promoción de la paz. Estos fueron: día 1: Derecho a la paz; día 2: Derecho a la libertad de expresión; día 3: Derecho a la participación política; día 4: Derecho de minorías y personas vulnerables; día 5:  Derecho de las mujeres a una vida sin violencia; día 6: Derecho a la vida; día 7: Derecho a la alimentación; día 8: Derecho a la protesta pacífica; día 9: Derecho a la salud; día 10: Derechos de los niños; día 11: Derechos de los migrantes y refugiados; y día 12: Derecho a la defensa de la democracia.

El día que arrancó la campaña el lugar escogido para su lanzamiento, la Plaza Francia de Altamira, se convirtió en una fiesta ciudadana para el reencuentro. La invitación a fomentar la paz caló en la sociedad a pesar de que esa tarde el huracán María arreciaba con su paso por Caracas. Con grandes pendones ilustrados por reconocidos caricaturistas venezolanos que donaron sus obras para esta causa –lo cual se convirtió prácticamente en una exposición itinerante– se promocionaron los derechos por los cuales se harían las 12 acciones. Cientos de ciudadanos, activistas y defensores de derechos humanos se congregaron para apoyar la campaña, celebrar la paz y la recuperación de los espacios públicos para ejercer el derecho del ciudadano a manifestarse libremente.

Ese primer día, 21 de septiembre, 335 venezolanos se sumaron al llamado para la primera acción: el doblado de grullas como símbolo de paz y pasarlas a otra persona para comprometerla a realizar las 12 acciones. Las redes sociales se convirtieron en el vehículo para divulgar la participación diaria. Ese primer día a través de las etiquetas #12AccionesPorLaPaz y #PasaTuGrulla se registraron 721 publicaciones en Twitter y 836 en Instagram. Para el día del cierre de la campaña, el 2 de octubre –Día de la No Violencia– se contaba un total de 441 participantes, 1.273 tuits, 2.017.236 visualizaciones de las publicaciones de la campaña desde Venezuela, Colombia, México, Estados Unidos, España, Bolivia, Argentina, Chile y lugares tan lejanos como Angola, al sur de África.

Ciudadanos comprometidos con la defensa de los derechos humanos, organizaciones no gubernamentales, activistas, asociaciones de la sociedad civil, redes en diversas áreas, dirigentes políticos y líderes universitarios se unieron en apoyo a la campaña de Cepaz. Una gran mayoría de esas personas cumplieron las 12 acciones diarias con pequeños gestos, algunos con sencillas publicaciones por las redes, otros con algún gesto hacia otra persona, dependiendo del derecho que se promovía cada día.

Un repaso por las redes y el contacto con  los participantes durante estos 12 días permite apreciar el alcance de estas acciones y las motivaciones de formar parte de la campaña. Aquí reunimos algunas de esas historias:

Ginne Uzcátegui: Derecho a la paz

Trasladarse desde Mérida a Caracas no es cosa fácil en estos tiempos de escasez de boletos aéreos y pasajes en autobús por la falta de repuestos y cauchos de las unidades, aunado a la escasez de gasolina en uno de los países que más produce petróleo. Sin embargo, Ginne Uzcátegui, estudiante  de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la ULA y miembro de la Federación de Estudiantes de Derecho de Venezuela (Fedeve), lo hizo y armó su grulla el primer día de campaña. “Una de las cosas que más nos ha afectado es el derecho a vivir en paz, porque si no tienes alimentos ni medicinas, si los niños se mueren de desnutrición y eso ha conllevado al quebrantamiento de las familias, si no podemos expresarnos libremente, no tenemos paz, no vivimos en un país de paz.  Todo eso ha llevado a las organizaciones a trabajar arduamente para dar atención a los sectores que el Estado ha abandonado y a llevarle a la gente el mensaje de que es posible formar parte en la reconstrucción del país desde pequeñas acciones cotidianas como estas que fomentan el encuentro con el otro”.

Hasler Iglesias: Derecho a la libertad de expresión:

El nombre de Hasler Iglesias ha trascendido los predios universitarios. Fue presidente de la Federación de Centros Universitarios de la UCV entre 2015 y 2017, y ahora compagina sus estudios de Ingeniería Química con la defensa de los derechos humanos y la actividad política. Este joven se mantuvo activo a lo largo de toda la campaña y así lo dio a conocer en sus redes sociales. El segundo día expresó su apoyo de la siguiente manera: “Debo confesar que me costó elegir a quien reconocer en el día de la defensa del derecho a la liberta de expresión. En Venezuela hay muchos periodistas de altísimo nivel que exponen hasta su vida para informar. Tengo amigos periodistas que han sido heridos, perseguidos, que los han despedido de sus trabajos por razones políticas, que les han cerrado los medios donde trabajaban y que están o han estado presos. Decidí elegir a dos profesionales de la información que están injustamente presos desde el 30 de julio: Alberto Cabrera y Antonio Medina. A ambos la GNB los detuvo arbitrariamente cuando cubrían las protestas del 30 de julio en contra la Constituyente. Hoy están recluidos en la cárcel de Santa Ana del Táchira. Con mi publicación en apoyo a ambos reafirmo mi compromiso con la defensa de la libertad de expresión y la lucha contra la injusticia. Con esta publicación reconozco no solo a Alberto y a Antonio, sino a todos los profesionales de la comunicación que trabajan (y trabajando luchan) para informar en dictadura”.

Alfredo Jimeno: Derecho a la participación política

Sin duda que el tema de la participación política es uno de los mayores retos para sumar simpatías después de los resultados de cuatro meses de protestas y de las decisiones de los líderes políticos en torno a la crisis. Pero Cepaz incluyó este derecho en su campaña para llevar el mensaje a la ciudadanía de la importancia del ejercicio de este derecho, pues para que la democracia sea legítima necesita de la participación política debido a que es la posibilidad que tienen los ciudadanos de incidir el curso de los acontecimientos políticos que afectan a su país.

Evidentemente que los actores políticos fueron de los que se sintieron más motivados con esta causa, más aún por la cantidad de compañeros de lucha que actualmente son presos políticos del gobierno. Alfredo Jimeno, por ejemplo, concejal del municipio Chacao, alzó su voz el tercer día de campaña a favor del diputado Gilber Caro, encarcelado en el penal de Tucuyito: “En este caso me uní por las personas que están privadas de libertad por pensar distinto y  por expresar sus ideas. Lo hice en nombre de mi hermano Gilber Caro, que es un diputado de la República electo, y elevo mi voz por él como lo hicieron sus electores cuando lo eligieron parlamentario, pero hoy tiene casi 10 meses preso. Esta iniciativa nos ayuda a potenciar la lucha por los derechos humanos y particularmente en el caso de la participación política nos permite llevar el mensaje de no acostumbrarnos a que en Venezuela se siga persiguiendo, encarcelando y empujando al exilio a personas por pensar distinto”.

Adriana Flores: Derecho a la participación política

La urbanización Don Samuel en Barinas fue una de las comunidades más afectadas por la represión de las protestas en ese estado llanero, cuna del presidente fallecido Hugo Chávez. Adriana Flores, joven abogada y activista de derechos humanos, vivió de cerca esa acción de los cuerpos de seguridad contra los manifestantes. “Me sumo a esta acción porque me toca la fibra directamente. Amigos e incluso familiares han sido detenidos en esas manifestaciones. En estos momentos tan difíciles que vive el país cualquier acción cuenta, pues cuando alguien hace algo positivo los demás se contagian de ese optimismo y esperanza. No podemos olvidarnos de los presos políticos”.

Danny Rausseau: Derecho de las minorías y personas vulnerables

Motivado por las grullas de la paz del día de inicio de la campaña, Danny Rausseau, miembro de la organización Orgullo Guayana, que defiende los derechos sexuales y reproductivos, de las personas LGTBI, de las minorías vulnerables como las personas con discapacidad y la población indígena del estado Bolívar, volvió a su Guayana nativa para replicar las 12 Acciones por la Paz. “Creo en el país y siempre le digo a todos que más que pueblo somos ciudadanos, y en la misma medida que actuemos estamos tomando la responsabilidad de nuestra nación. Lo más importante que debemos hacer es sembrar el futuro de las personas que están creciendo, que son los niños y que actualmente están en una situación vulnerable. Esta iniciativa permite darle voz a quienes no tienen voz, decirles que de alguna manera hay quienes luchan por ellos y darle visibilidad al descontento. La campaña es maravillosa, la llevaré a Guayana porque esta es una forma de protestar, debemos retomar las calles para replicar el mensaje de la paz, “porque Venezuela tiene futuro!”.

Katherine Cabrera: Derecho de las mujeres a una vida sin violencia

Desde su cuenta en Twitter @kaescapo, Katherine Cabrera fue una de esas entusiastas de la campaña que  recurrentemente alzó su voz en defensa de uno de los 12 derechos. En el quinto día y desde Suriname, donde visitaba a una parte de su familia que vive allí, esta caraqueña hizo su cartel para expresar un mensaje en apoyo al derecho a las mujeres a una vida sin violencia: “Considero que muchas mujeres son víctimas sin siquiera saberlo, socialmente la violencia ha sido aceptada, la falta de información al respecto ha hecho que se vea como algo cultural. Este tipo de campañas contribuyen a crear conciencia, permiten la participación e inclusión de cualquiera que desee denunciar su caso, permiten que se corra la voz acerca del deseo en conjunto de los venezolanos a contribuir al desarrollo de un mejor país, a erradicar la violencia de todo tipo, no solo la que nos es evidente. Muchos organismos no gubernamentales trabajan a favor de esto y es obligación del Estado garantizar que puedan continuar haciéndolo”.

 Diana Merchán: Derecho de las mujeres a una vida sin violencia

Esta madre, activista y miembro del equipo nacional de mujeres de Voluntad Popular encontró en esta iniciativa un espacio para reafirmar su lucha por el derecho de las mujeres a una vida sin violencia. “Las 12 Acciones por la Paz fueron una oportunidad muy importante para tratar de recuperar los valores democráticos y de convivencia en el país, y me pareció interesante hacer énfasis en la situación de las mujeres que son presas políticas. Siento una gran admiración por ellas porque siguen en la lucha y no han doblegado sus principios, demostrando que no tenemos que tener un carnet político para acceder a lo que nos debería permitir el Estado. Su causa está muy invisibilizada pese a que ellas están presas en unos casos tras haber sido juzgadas en tribunales militares aunque son civiles como Steicy Escalona, activista de nuestro partido y pareja de Gilber Caro; así como las agentes de Polichacao que tienen órdenes de excarcelación desde hace más de un año, están sufriendo maltratos y confinadas en espacios muy pequeños, pero no han sido puestas en libertad porque la policía política no cumple la orden. Son mujeres admirables que por convicción y principios están detenidas, pues no han querido bajar la cabeza por una bolsa de CLAP ni por miedo al amedrentamiento del régimen”.

Juaniger Calvete: Derecho a la vida

Desde sus redes sociales, la fisioterapeuta Juaniger Calvete invitó a sus seguidores desde el primer día de campaña a pasar la grulla por la paz con el mensaje: “No a la violencia. Que la paz mueva el mundo”. El sexto día correspondiente al derecho a la vida escribió en su cuenta en Instagram: “No deben arrebatarnos la vida por lo material, dejarnos morir en un hospital por falta de medicinas, quitarnos nuestra sagrada vida sólo por pensar y tener criterios diferentes. En este mundo debe existir diversidad de pensamientos, no sería mundo si todos pensáramos igual. Tenemos derecho a la vida, tenemos derecho a tener un país donde los gobernantes nos ayuden y consigan soluciones innovadoras para preservar nuestro paso por este mundo. Alzó mi voz para decir que todos tenemos derecho a vivir”.

Sergio Legón: Derecho a la vida

El sexto día de campaña fue llevado a cabo de una manera especial por el yaracuyano Sergio Legón, activista y estudiante de Ingeniería de Gas en la Universidad Nacional Experimental Rafael Maria Baralt. Organizó junto a estudiantes y gremios profesionales un homenaje a los caídos en Venezuela, recordando a los estudiantes que dieron su vida en 2014 y 2017. La actividad fue realizada en la Catedral de San Felipe, Yaracuy: “Son muchos los jóvenes a quienes les quitaron sus vidas tan solo por querer y soñar por un mejor futuro. Esta lucha es por todos, pues todos merecemos un país donde se respete el derecho a vivir, donde el trato humano sea de amor, de paz y de respeto”. Ese día también recordó a Neomar Lander “porque fue un chamo que soñaba con una Venezuela distinta, de oportunidades; su clamor era libertad para todos los venezolanos, fue un joven que marcó el corazón de millones de personas al expresar el deseo de ser libertador de una nación como lo fueron y lo son todos los jóvenes de la resistencia. Lamentablemente no se le respetó el derecho a vivir, sino que le arrebataron la vida tan solo por pensar distinto”.

Regina Macías: Derecho a la alimentación

Esta licenciada cardiorespiratoria quien es una incansable colaboradora de las buenas causas encontró una manera original de apoyar la acción del día 7 de la campaña. Hizo “12 horas de ayuno por la paz”, como le llamó a su cruzada para defender el derecho a la alimentación. Su idea fue apoyada por algunos familiares, amigos y allegados que sirvieron de “patrocinadores” y quienes por cada hora de ayuno donaron 1.500 bolívares. Con el dinero recaudado brindó alimentación y un día en la playa con diversas actividades recreativas y espirituales a las niñas de la Casa para Huérfanas Ukatira Ina (que significa Hijas de la Tierra, en lengua warao) ubicada en Los Corales, estado Vargas.  Ese evento lo bautizó “Una ola por la paz” y fue en playa Los Cocos con el auspicio de la Escuela de Surf La Bahía y la Fundación Jhonaikel Bolívar, que secundaron su iniciativa.

Juan Carlos Mogollón: Derecho a la alimentación

El estado Lara no escapa a la crisis alimentaria causada por la escasez de alimentos. Por eso, Juan Carlos Mogollón, abogado y miembro de la Red Nacional de Activistas Ciudadanos por los DDHH, alzó su voz por el derecho a la alimentación: “Todos como ciudadanos estamos impedidos de acceder a los alimentos. Si no es sometido a través de colas, es regulado por políticas. Es el caso de los Clap que, por ejemplo, no se distribuyen en la zona donde vivo por ser predominantemente opositora. Participo en esta campaña como una forma de involucrarme como ciudadano y abogado en la defensa de este derecho porque el impulso del cambio debe venir de la sociedad civil y ser catalizado por los políticos, y no ellos ser los únicos que decidan. Debemos conocer los derechos y defenderlos. Solo así habrá un cambio real”.

Gabrielle Guerón: Derecho a la protesta pacífica

Si hay una iniciativa reciente en Venezuela que destaca por su creatividad es el movimiento de Las Piloneras, que surgió durante los meses de las protestas contra el gobierno:

 

 

 

“Nosotros cantamos

Por la NO violencia

Todos apostamos

Por la convivencia

Somos las mujeres

De los delantales

Salimos cantando

De nuestros hogares”

Esta es una de las letras que el grupo de las mujeres de los delantales de colores ha versionado de canciones del folklore venezolano, en este caso la rebautizada “Bajo ‘e la matica de la No violencia”. Gabrielle Guerón es miembro de este singular grupo y explicó que encontraron en el canto esa manera  de involucrarse en la protesta como un trabajo de corazón: “De allí el pilón y la música como un vehículo no para agredir, sino para expresar un descontento, un reclamo. Muchas veces la gente está dispuesta a escuchar una canción de protesta pero no a escuchar un grito. Yo, por ejemplo, deseaba sumarme a la lucha pero no me identificaba con muchas de las maneras en que se estaba haciendo, no encontraba voz para expresarme, y con Las Piloneras la hallé, por eso me uní”.  Guerón es docente universitaria en Estudios Políticos, aún así se puso su delantal y salió a la calle a cantar como mecanismo de protesta. Con el grupo estuvo en el inicio y en el cierre de la campaña de 12 Acciones por la Paz: “Esta iniciativa es una manera de mantener vivo el mensaje a través de acciones simbólicas, pero creemos que deben tener más resonancia, es el momento de la protesta simbólica, porque el hecho de que actualmente no haya manifestaciones masivas no significa que tenemos paz en Venezuela”.

Keiber Guaraco: Derecho a la protesta pacífica

Sobre una mesa dispuesta para que los asistentes al cierre de la campaña armaran sus grullas, Keiber Guaraco, secretario general de la Federación de Centros Universitarios de la UCV, asumía el reto de hacer su origami, sin mayor dificultad lo logró, incluso dos veces. “Esta es una forma de recuperar la calle y trasmitir el mensaje de la protesta no violenta, porque hay gente que no sabe lo que es eso, creen que la única manera de manifestar es con la confrontación. Esto nos da lecciones del manejo del conflicto, si se maneja desde las armas pues los resultados no serán favorables, pero si se asume desde el diálogo, la mediación, el reconocimiento de las otras partes los resultados serán geniales. A eso es a lo que hay que apostar porque tenemos que reconstruir lo que nos rodea, aunque no todos pensemos igual, pues a la final todos queremos vivir en paz. Iniciativas como estas ayudan a restablecer el tejido social”.

Quiteria Franco: Derecho a la salud

La defensora de derechos LGTBI, fundadora de la ONG Unión Afirmativa y docente de inglés en la Universidad Simón Bolívar Quiteria Franco se entregó con vehemencia a las 12 Accciones por la Paz. El día destinado a la defensa del derecho a la salud compartió su experiencia de la imposibilidad de conseguir los medicamentos que necesita: “Hace dos años me detectaron casi al mismo tiempo diabetes y tiroiditis. Yo debo tomar Eutirox y Metformina, en ese momento pese a la escasez de medicamentos que ya había lograba conseguir las medicinas, pero hace aproximadamente un año la situación se agravó y tuve que recurrir a Acción Solidaria para obtener mis tratamientos, gracias a ellos lo tengo. Debo estar pendiente cada vez que ellos hacen el llamado público de que les llegaron medicinas para correr a buscar las mías porque son medicinas de mucha demanda. No tomar el tratamiento me acarrea consecuencias terribles que afectan mi calidad de vida”.

Resiste Aragua: Derechos de los niños

El día 10 de la campaña fue aprovechado por el movimiento de la sociedad civil Resiste Aragua para expresar su solidaridad con esta población vulnerable en el país debido a que muchos niños han perdido la posibilidad de desarrollar una infancia plena a raíz de la crisis que vive el país. “Tengamos presente que una infancia robada es una adultez dañada, y a eso apuesta este régimen, violando todos los derechos de  los niños: el derecho a la vida, a la supervivencia y al desarrollo. El derecho a la identidad, a vivir en familia, el derecho a la igualdad y no ser discriminado”. Para llevar un mensaje directo y hablarles a los niños de sus derechos hicieron un video que tuvo más de 275 reproducciones en la red social Instagram y que se puede ver el este enlace https://instagram.com/p/BZqgy_OBsjB/. Resiste Aragua apoyo con publicaciones varias acciones de la campaña.

Deborah Guevara: Derechos de los niños

La juventud de Deborah Guevara no es obstáculo para tener conciencia ciudadana ni para obviar los problemas del país. Consciente de la vulneración de los derechos humanos en Venezuela, esta estudiante de Comunicación Social en la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) se unió a las 12 Acciones por la Paz y así lo dio a conocer en sus redes: “Así como todos, los niños tienen derechos y los fundamentales están escasos en el país. Cada día vemos más niños pidiendo en la calle, solos, sin comida, sin un techo donde dormir, sin amor, sin educación. Sin nada.  Es triste, a esa edad uno andaba pendiente era de jugar, de no querer hacer la tarea, de armar berrinches para que nos dieran lo que queríamos, pero no, ahora no es así. Venezuela es un país donde la inocencia de ser niño se ha perdido. Los buenos valores, los de casa, los de amor se aprenden en las calles y se aprenden mal porque ¿qué orientación tienen los niños para saber si lo que están haciendo está bien o mal? Ninguna, ya no hay padres que se preocupen por sus hijos, sino que hay padres que prefieren dejarlos por ahí y sobreviven o sobreviven” No soy fan de los niños; sin embargo, casi siempre tengo la misma interrogante: ¿será que los niños de ahora disfrutan tanto como nosotros lo hacíamos en nuestros tiempos?  El reloj no se va a detener, ellos seguirán creciendo y su formación dependerá de nosotros”.

Mujeres Miranda: Derechos de los migrantes y refugiados

Una de las organizaciones que respaldó la campaña de Cepaz de inicio a fin fue el Instituto Regional de las Mujeres del estado Miranda (Mujeres Miranda), dedicado a la promoción y defensa de los derechos humanos, planes y programas sociales con perspectiva de género. “En el día 11 de nuestras #12accionesporlapaz dedicamos unas sentidas palabras a nuestros hermanos venezolanos que han partido de esta tierra para buscar oportunidades en otras fronteras. Sabemos que el camino no ha sido fácil, muchos han tenido que comenzar desde cero, asumiendo riesgos, pero también retos; siempre con la frente en alto y actitud positiva, apostando por dar lo mejor de sí mismos, llevando un pedacito de la nación en cada rincón del mundo. Les recordamos que las adversidades no son más que pruebas para demostrar cuán grande somos. Por eso, los alentamos a seguir adelante, trabajando arduamente, llevando en alto nuestro tricolor y sabiendo que cuando menos lo esperen estarán de nuevo en el país que los vio nacer, donde serán recibidos con los brazos abiertos. Una vez aquí, juntos vamos a reconstruir la Venezuela que todos anhelamos ver de regreso”.

Gabriel Cabrera: Derecho a la defensa de la democracia

Desde Valencia, el estudiante de Derecho y coordinador del Movimiento Dale UC (Universidad de Carabobo) Gabriel Cabrera se fotografió con un cartel en el que expresó su apoyo a la causa defendida en el último día de la campaña: “El día de hoy finalizan las #12accionesporlapaz y nos pronunciamos en la defensa de la democracia como sistema que garantiza la alternabilidad del poder y la libertad de los ciudadanos para desenvolverse plenamente. Por eso hoy 2 de octubre también Día de la No Violencia damos un mensaje de fuerza, resistencia y perseverancia desde la universidad autónoma y es que siempre la UC será una tierra de libertad, democracia y autonomía, insignias de un régimen democrático el cual pasaremos a reconstruir. ¡Seguimos y seguiremos! A través de la lucha no violenta, del ejercicio democrático y la participación ciudadana, formando redes por la democracia”.

Carlos Carvajal: Derecho de la defensa de la democracia

La fundación creada en 2012 con la misión de incentivar la participación electoral de los jóvenes, promoviendo la inscripción en Registro Electoral Permanente y la práctica de la participación ciudadana en diversos espacios, Pana Vota, también se incorporó a la iniciativa. Carlos Carvajal, coordinador nacional del movimiento, no ocultó su entusiasmo por participar en la iniciativa, y dio sus razones para defender la democracia. “Nos unimos a una gesta para producir cambios en nuestra sociedad, porque hay que mantener la lucha por la recuperación de los valores democráticos e impulsar la transformación social que requiere nuestro país desde la no violencia, como lo promueve esta campaña. Estas actividades de manifestación pacífica logran reunir a gente de todas las edades y condiciones, como las personas con alguna discapacidad que no podían ir a protestar pero querían expresar su descontento ahora tienen la posibilidad de unirse; gente desde sus casas que por temor no pueden salir a expresarse lo pueden hacer desde las redes; en fin, busca incluir a mayor cantidad de personas y hacerlas parte del proceso para activar la calle de manera pacífica en defensa de la democracia perdida. Un ejercicio de la democracia es justamente el voto, que no debe verse como un desmovilizador de la protesta activa en la calle, sino que debe ser un catalizador y es también muestra de la lucha no violenta”.

Una campaña convertida en taller

El entusiasmo con  el cual comenzaron  12 Acciones por la Paz se mantuvo hasta el último día de la campaña.  Ese 2 de octubre, en la Plaza El Indio de Chacao, coincidiendo el Día de la No Violencia Cepaz cerró su campaña en un  emotivo evento organizado conjuntamente con Provea, Redes Ayuda, Humano Derecho, Voto Joven, Piloneras, Canta el Pueblo, Mi Convive, Pana Vota y el Laboratorio Ciudadano de Protesta para reivindicar el derecho a la protesta pacífica y la No Violencia como vías para defender la democracia.

Fue una fiesta de grullas, tambores y muchas voces cantándole con entusiasmo a los transeúntes y a quienes se unían a la celebración por la paz y la democracia. Transeúntes y activistas gente unía sus voces a melodías como “Canta el pueblo su canción, para ganar la libertad, esta es la música del pueblo, que dejó de oscuridad…” entonada por la agrupación Canta el Pueblo y muchas otras similares con letras que expresan protesta fueron acompañadas con el toque de tambores de un grupo de talentosos niños que con cada golpe al cuero expresaban su apoyo a las causas de paz y su esperanza por un país que les ofrezca oportunidades.

Pero la repercusión de la iniciativa de Cepaz y la receptividad de la gente hicieron que esta idea superara las expectativas iniciales y se transformara en algo más que esos 12 días de campaña. Así, 12 Acciones por la Paz se convertirá en un taller que será llevado a escuelas, empresas, organizaciones y universidades “Esta campaña nos ha llamado a que sea un espacio permanente impulsado desde nuestra organización para que se sigan sumando personas a esta actividad. El taller también invitará a la gente a que todos los meses puedan hacer las 12 acciones por la paz y así sumar voluntades para la toma de conciencia de derechos”, explicó Beatriz Borges, directora de Cepaz.

Para Borges, quien fue pilar de esta iniciativa junto con su equipo de trabajo, estos 12 días representaron una muestra del deseo de las personas por encontrar un espacio de acción para sumar esperanza: “Incluso nos hizo replantearnos las estrategias como organización al entender que la gente requiere espacios positivos, de tolerancia, de construcción de paz y para el ejercicio de sus derechos. Para nosotros fue conmovedor ver las imágenes que surgían cada día de la campaña, el interés de los medios de comunicación que hicieron un seguimiento muy cercano, el reconocimiento y apoyo de otras organizaciones. Fue una actividad que brindó esperanza, permitió conectarse con lo positivo, y eso hizo que cada día más personas se involucraran y así se multiplicó; eso es lo que queremos, que se genere un impacto de muchas voluntades ejerciendo sus derechos a través de acciones. Y de alguna indirecta ayudando a otros porque muchas las acciones tenían el propósito de visibilizar el trabajo de los demás o de ayudar de forma solidaria a otros. Esta fue una ocasión para convertir la desesperanza y la apatía en oportunidades de acción con conciencia de derechos”.


Comentarios


Deja un comentario