Síguenos en:

Manifiesto de Marrakech de los derechos de las mujeres migrantes


Publicado por:
Publicado el: 17 de diciembre de 2018

A medida que los gobiernos se reúnen en Marrakech para adoptar el Pacto Mundial sobre Migración Segura, Ordenada y Regular (GCM), les pedimos que pongan a los derechos humanos de las mujeres en el centro de la política migratoria.

El GCM promete ser “sensible al género” y “un hito en la historia del diálogo global y la cooperación internacional sobre la migración”. Esto solo será posible si los derechos humanos de las mujeres, las normas internacionales del trabajo y los siguientes principios se incorporan plenamente a todas las políticas migratorias nacionales, regionales y globales.

  1. Participación: Asegurar la participación plena, equitativa y significativa de mujeres y niñas en la migración en los espacios de políticas que impactan sus vidas a nivel local, nacional, regional y global. Se deben promover oportunidades adecuadas de financiamiento y liderazgo y evitar el tokenismo (práctica de hacer públicamente pequeñas concesiones a un grupo minoritario para desviar acusaciones de prejuicio y discriminación).
  2. No discriminación: Dar prioridad a la eliminación de todas las formas de discriminación contra las mujeres y las niñas, independientemente de su estatus migratorio, raza, etnia, nacionalidad, casta, clase, edad, religión, orientación sexual, identidad de género, discapacidad, estado de salud y embarazo, civil estado u ocupación. Hacer realidad los derechos de las mujeres migrantes y el acceso a los servicios públicos, incluida la atención de salud sexual y reproductiva, los derechos laborales y la justicia, independientemente de su estatus migratorio. Abordar la intersección de identidades y opresiones múltiples a través de respuestas de políticas integradas.
  3. Poner fin a la violencia: trabajar para eliminar la violencia sexual y de género, la explotación y otras formas de violencia que afectan a las mujeres en los países de origen, tránsito y destino. Facilitar la justicia y la rendición de cuentas por estos delitos asegurando que las mujeres y niñas migrantes puedan denunciar este tipo de violencia sin el riesgo de ser detenidas o deportadas. Comprometerse a tomar medidas concretas para poner fin a la violencia contra las mujeres, incluidas las mujeres migrantes, en el lugar de trabajo.
  4. Vías seguras: proporcionar acceso a la regularización, residencia permanente y vías a la ciudadanía, incluidas las iniciativas de reunificación familiar. Poner fin a la criminalización de los migrantes y de quienes los asisten y defender sus derechos. Poner fin a la detención arbitraria independientemente del estado migratorio. No devolver a las mujeres y familias migrantes a países donde puedan sufrir torturas u otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes u otros abusos graves contra los derechos humanos; y garantizar que el principio de no devolución siempre se aplique. No condicionar la ayuda al desarrollo a la facilitación de migrantes retornados o la aplicación de la migración de terceros países en otro país.
  5. Derechos laborales: Afirmar, en la práctica, la libertad de asociación y los derechos laborales plenos para las mujeres migrantes y para todos los trabajadores migrantes, incluidos los trabajadores del sector doméstico e informal, de conformidad con los derechos humanos y las normas de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Reconocer, redistribuir y reducir la carga de cuidado no pagado de las mujeres. Promover políticas que amplíen los derechos de las mujeres en lugar de políticas que “protejan a las mujeres” que pueden socavar y limitar su autonomía.
  6. Derechos en las fronteras internacionales: garantizar que los derechos humanos estén en el centro de todas las medidas de gobernanza de la frontera y se apliquen sin excepción a todos los que se presentan o cruzan en las fronteras internacionales, ya sean migrantes, refugiados o solicitantes de asilo, en situación irregular o en otras situaciones de vulnerabilidad, y esa consideración individual se proporciona para garantizar una protección efectiva y el acceso a la justicia. Asegurar que las políticas fronterizas identifiquen las necesidades físicas, psicosociales, económicas y legales particulares de las mujeres, incluido el mayor riesgo de violencia y explotación.
  7. Desarrollo equitativo: invertir en un desarrollo equitativo basado en los derechos humanos que cumpla con los derechos económicos, sociales y culturales de las mujeres y sus familias, facilitando la elección de la migración como una opción, no como una necesidad.

Comentarios